La miopía durante el confinamiento

portada20miopia20confinamiento20fernandez20casas

Cuando en 50 años se hable del brote de Sars-Cov-2 que tuvo al mundo confinado en la primavera de 2020, se tendrán muy bien estudiadas las consecuencias sobre la salud de la generación que lo vivió. En las facultades de medicina se estudiará el contexto que favoreció la rápida expansión del virus y el exceso de mortalidad que supuso, así como las secuelas físicas y mentales que dejó en aquellos que vivieron aquella situación, sufrieran o no la COVID-19.

¿Qué consecuencias tuvo el confinamiento?

Algo que sin duda será un hecho probado es que la generación de niños que vivieron el confinamiento y las restricciones a la movilidad de los meses sucesivos, habrá tenido una frecuencia de miopía mayor que generaciones previas.

Dejando a un lado las altas miopías, con un componente genético importante, es bien conocido que los niños que pasan más tiempo al aire libre tienen menos riesgo de desarrollar miopía. Por otro lado, las actividades de cerca, leer, escribir, el uso de tablets o móviles, favorecen la aparición de la miopía y su progresión.

Si ponemos en la ecuación: ojo en crecimiento + confinamiento domiciliario + colegio online + actividades lúdicas con pantallas tenemos la combinación perfecta para obtener una generación de miopes.

Además, el hecho de que, tras el confinamiento y hasta bien entrado 2021, hayan estado limitadas las consultas presenciales en los centros de atención primaria, limitando la capacidad de detección de problemas visuales por parte de los pediatras, ha contribuido a que muchos niños con miopías incipientes hayan pasado desapercibidos en una etapa de otoño-invierno 2020-2021 plagada de restricciones y con mensajes por parte de las autoridades sanitarias de quedarse en casa.

Una generación de miopes

Fue partir de la primavera-verano de 2021 y especialmente en el inicio del curso 2021-22 cuando los niños miopes (ya no tan leves) han ido siendo detectados por pediatras y optometristas. Incluso, en muchas ocasiones, han sido los educadores los que dado la voz de alarma al observar a alumnos que no ven la pizarra ni desde la primera fila.

Y alguien puede pensar… Bueno, no es para tanto, la miopía se corrige con gafas o lentillas y cuando sea mayor se puede operar ¿no?

En general es así: la mayor parte de nuestra generación de miopes no tendrán más inconveniente que ese. Sin embargo, un porcentaje no desdeñable de casos desarrollará alta miopía, la cual se asocia a un mayor riesgo de enfermedades oculares: desprendimiento de retina, enfermedad macular miópica o glaucoma entre otras. Esto último tiene consecuencias importantes desde el punto de vista de salud pública ya que serán personas con un mayor riesgo afectación visual importante en edad laboral.

Y después de este escenario tan desolador ¿podemos hacer algo para revertir este problema?

¿Cómo revertir los efectos de la miopía durante el confinamiento?

Está en nuestra mano intentar mitigar la pandemia miópica.

Una vez que ha aparecido la miopía, las medidas ambientales (favorecer actividades en exterior con luz natural y controlar la actividad de cerca) son recomendables para evitar que suban las dioptrías, pero en la mayoría de los casos no son suficiente para evitar que suba.

El poner gafas o lentillas va a conseguir que el niño vea bien de forma temporal hasta que le vuelva a subir. Sin embargo, existen diversas medidas terapéuticas demostradas para frenar la progresión de la miopía en niños: tratamiento con gotas de atropina diluida, ortoqueratología y corrección con lentes de contacto o lentes oftálmicas de desenfoque periférico.

Si bien no podemos dar marcha atrás para evitar la pandemia que nos tuvo confinados y redujo considerablemente las revisiones presenciales de los niños en sus pediatras, sí que podemos actuar en estos primeros años postpandemia para aplicar tratamientos intensivos que traten de frenar la pandemia de miopía que de otra manera va a condicionar indudablemente la visión de nuestros hijos.

Puedes solicitar una cita con el equipo de profesionales de Fernández Casa Oftalmólogos. Nosotros evaluaremos tu situación y te ofreceremos una consulta personalizada para aportarte las mejores soluciones para tu caso.

Más guías y consejos sobre tu visión: