¿Se puede retrasar la aparición de cataratas?

portada20blog20cataratas20fernandez20casas

Llamamos catarata a cuando el cristalino, que es la lente interna que tiene el ojo, pierde transparencia no permitiendo que se forme una imagen limpia y nítida en la retina. Cuando la catarata empieza a formarse, ésta es muy pequeña y apenas altera la calidad visual. Sin embargo, el paciente sentirá como su visión se va volviendo borrosa poco a poco con el paso del tiempo.

Las cataratas son un proceso natural causado por el envejecimiento y que la mayoría de las personas podrá llegar a sufrir con el paso del tiempo. Es por eso que evitar su aparición por completo es una tarea imposible. Sin embargo, existen una serie de factores que, si los tomamos en cuenta, pueden ayudarnos a retrasar la aparición de cataratas.

¿Por qué aparecen las cataratas?

La mayor parte de las cataratas aparecen debido al envejecimiento del ojo.

El cristalino está compuesto fundamentalmente por agua y por proteínas parecidas al colágeno. A partir de los 40-45 años, es cuando el colágeno de nuestro cuerpo empieza a perder más elasticidad y, por ello, aparecen por ejemplo las primeras arrugas. Como el cristalino es una lente elástica que es capaz de cambiar de forma para enfocar de cerca, a partir de los 45 años, esa pérdida de elasticidad se traduce en problemas para enfocar de cerca que se conoce con el nombre de vista cansada o presbicia.

Con el paso de aún más años, el cristalino sigue envejeciendo y habitualmente a partir de los 60-65 años, además de ya no tener ninguna capacidad de enfoque, comienza a perder de forma progresiva su transparencia debido a la oxidación del tejido, provocando así una pérdida de visión a todas las distancias que suele ir avanzando lentamente.

Ahora bien, ¿Cómo podemos tratar de retrasar la aparición de cataratas a lo largo de la vida?

Consejos generales para retrasar la aparición de cataratas y otras enfermedades oculares relacionadas con el envejecimiento:

La exposición prolongada al sol sin la protección adecuada se relaciona directamente con una mayor probabilidad de padecer cataratas y alteraciones retinianas. Aunque nuestros propios ojos poseen sistemas de protección contra la luz solar, se recomienda el uso de gafas de sol homologadas como medida preventiva.

Otra forma de retrasar la aparición de cataratas y prevenir la degeneración macular asociada a la edad es la de llevar una dieta sana rica en antioxidantes (vitaminas E y C, carotenoides, luteína…). Se ha demostrado que la pérdida de transparencia del cristalino está relacionada con cambios oxidativos, por eso sería muy beneficiosa una dieta a base de frutas y verduras (antioxidantes).

El uso de determinados medicamentos, especialmente corticoesteroides, puede acelerar la aparición de cataratas. Su uso debe estar siempre prescrito y controlado por un médico.

Por último, a la hora de retrasar la aparición de cataratas, existe un último factor que, aunque no está sujeto a nuestro control, puede tener gran influencia a la hora de la probabilidad de padecer cataratas. Se trata del factor genético, ya que hay familias en las que aparecen antes y otras en las que aparecen muy tarde.

La operación de cataratas

La operación de cataratas es una intervención que se hace con anestesia local (se ponen unas gotas que duermen el ojo) y un poco de sedación para quitar el posible nerviosismo del paciente. La cirugía dura 15-20 minutos y el paciente puede irse a su casa en la misma mañana o tarde en la que es operado. Volverá a la clínica al día siguiente para realizar la primera revisión tras la cirugía.

Se trata de eliminar el cristalino opaco. Esto se hace a través de una incisión de sólo 2mm. A través de esa incisión, se introduce un instrumento que fragmenta el cristalino en trocitos muy pequeños que el mismo instrumento después aspira. Una vez eliminado todo el contenido opaco, en ese saco o envoltorio del cristalino que ahora está limpio y vacío, se introduce la lente intraocular.

En un paciente operado de catarata, los cambios de graduación que se esperan en el futuro son mínimos o casi nulos. Por ello, es interesante buscar la manera de que el paciente quede sin graduación tras la cirugía porque así podrá disfrutar de esa situación el resto de su vida.

Puedes solicitar una cita con el equipo de profesionales de Fernández Casa Oftalmólogos. Nosotros evaluaremos tu situación y te ofreceremos una consulta personalizada para aportarte las mejores soluciones para tu caso.

Más guías y consejos sobre tu visión: